Semana Santa en Cantabria en autocaravana

Queda muy poco para disfrutar de 4 o 5 días de relax. El jueves comienza Semana Santa y aún estáis a tiempo de hacer una escapada en autocaravana. Esta vez os recomendamos Semana Santa en Cantabria en autocaravana.

 

Una ruta por Cantabria donde el mar y a naturaleza serán los protagonistas. 4 días para disfrutar al máximo y olvidarnos de la rutina.

 

Semana Santa en Cantabria en autocaravana

 

Miercoles:

Ruta hacia Cantabria. Primer destino Santoña. Os recomendamos ir directos a dormir al parquin del centro del pueblo. Es un parking céntrico donde se puede aparcar y pernoctar gratis. Su dirección es Calle de Baldomero Villegas, 39740 Santona, España.

 

Jueves:

Santoña no es una preciosidad como pueblo pero el paseo marítimo como la zona del puerto merecen una visita. La gastronomía es buena y puede ser un buen plan pasar la mañana por esa zon ay tomarse unas cervezas con alguna tapa.

 

Después del paseo, recomendamos poner rumbo al Parque Natural de las Marismas y el Monte Buciero, una península unida al continente por un tómbolo o franja estrecha de arena donde se localiza la famosa playa de Berria. En la misma playa hay un aparcamiento de arena donde pernocatar gratis. Tras ver el Parque Natural, que os llevará un rato y donde no os podéis perder el Mirador de las Marismas donde encontraréis un centro de interpretación muy recomendable, llegaréis a la playa de Berria. Si hace bueno, que parece que lo va hacer, podéis pasar una rato paseando hasta la hora de cenar. No os perdáis el atardecer.

 

Viernes:

Ruta hacia el Parque de Cabárcenos. Un día diferente rodeados de leones, tigres y gorilas. Si vais con niños lo disfrutaréis muchísimo pero si no también.

 

El parque tiene su propia área de autocaravanas por lo que es perfecto para pasar el día y pernoctar.

 

Sábado:

Recomendamos salir temprano hacia Liérganes. Es uno de los pueblos más bonitos de Cantabria, el paseo por su casco antiguo y su leyenda del Hombre Pez, bien merecen una visita. El área de autocaravanas está junto a la estación de tren,  a un minuto del casco antiguo y del puente romano. Aparcar y visitar tranquilamente el pueblo.

 

Tras la visita nos podremos rumbo dirección Comillas y os aconsejamos parar en un lugar impresionante a comer, con acantilados de vértigo. Comillas se divisaba al fondo. Es el Santuario de nuestra Señora de los Remedios.

 

Tras comer y disfrutar de las vistas, iniciaremos rumbo a San Vicente de la Barquera. Este pueblo está impregnado de una esencia marinera que ha persistido a pesar de los años y el desarrollo masivo del turismo.

 

En San Vicente de la Barquera podéis encontrar aparcamientos para la pernoctar gratuita, alejaros de las playas que suelen ser de pago. Aunque después de varios días es posible que tengamos que vaciar el WC químico y rellenar los depósitos de agua, si es así os recomendamos apostar por el camping de la playa de Oyambre. Es buena idea porque Tienen una tarifa reducida en su área de pernocta.

 

Antes de pernoctar, os recomendamos pasear junto a la ría de la localidad, merece la pena ver los innumerables botes y barcas de colores que hay en ella y si no se os hace muy tarde acercaros hasta uno de los puentes que cruzan este espacio y realizar algunas fotos. El paisaje es espectacular, ya que tiene de fondo los Picos de Europa y a los lados las embarcaciones de colores. Es perfecto para ver el atardecer.

 

Domingo:

 Último día de la escapada si no tenemos el lunes fiesta.

 

Por la mañana aprovechamos para disfrutar de La Puebla Vieja, en la cresta de un peñón calizo, dominando las marismas, circundada por una muralla almenada y varias puertas, para conocer la iglesia, el castillo y los restos de la muralla, que forman parte de la historia de San Vicente.

 

Hoy es el día para degustar la gastronomía de la zona con uno de los platos típicos de la localidad, el sorropotún o marmita barquereña, un guiso preparado a base de bonito y patatas. Hay muchos restaurantes donde degustarlo en el casco antiguo y en la zona de las playas.

 

Tras comer y descansar un poco, rumbo a casa si es nuestro último día.

 

En caso de no serlo y hacer buen día, no dudéis de disfrutar de alguna de las playas de la localidad por la tarde para poner un broche de oro a la Semana Santa y ya el lunes por la mañana ponerse dirección a casa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright 2016. Prat Caravaning derechos reservados